Para atender a las explicaciones de esta ciencia, la mayoría de las obras de la época recomendaban que la enseñanza fuese práctica y la realizase el profesor con instrumentos sencillos y creados en el centro, pues así facilitaba la comprensión de la materia. Sin embargo, las Escuelas Selgas, en aquellos experimentos relacionados con los avances técnicos, formó pequeños gabinetes de Física y Química, comercializados por las casa editoriales, para completar los recursos del profesor. Entre los aparatos que se incluyen en el catálogo de material de las Escuelas, destacan los de Volckmar, formado para la explicación de Física, y los económicos gabinetes de C. Boop, destinados a las enseñanzas de Química. El Gabinete de las Escuelas Selgas está formado por más de 60 aparatos destinados a la Física, de los que los más numerosos son los destinados a la electricidad.

Ciencias
Físicas