El material destinado a la enseñanza de idiomas no es copioso pero, en cambio, es de alta calidad. Utilizado en la sección de práctica mercantil, está formado por dos conjuntos de láminas y dos cursos de idiomas por viva voz, es decir, utilizando aparatos reproductores del sonido. Estos equipos iban acompañados de tres cursos, uno de inglés, otro de francés, y otro de alemán, en discos y con libros explicativos en el que se atienden ya a cuestiones gramaticales y de vocabulario, sin olvidar las conversaciones. Este equipo se renovó en 1955 con un fono-amplificador y dos cursos de idiomas, de inglés y de francés.

Enseñanza
de idioma