Retrato de Felipe II
Peter Paul Rubens
CRONOLOGÍA: 1636-1640         ESTILO: Barroco                                 MEDIDAS: 1,17x 0.95m     
 TÉCNICAS: Pintura al óleo        MATERIALES: Oleo sobre lienzo

Se trata de un retrato del rey Felipe II, copia al óleo sobre tela del original de Tiziano que se encuentra en el Museo del Prado.
Según Camón Aznar, bien pudiera tratarse de una de las copias de retratos imperiales que se encuentran en las colecciones reales realizadas por Rubens durante la estancia de 1636 a 1640 en España. Concretamente en Madrid se dedicó, a la espera de encargos definitivos, a copiar y reinterpretar con la soltura que le caracteriza las piezas de los grandes maestros.
Así, esta pieza de magnífica ejecución correspondería a ese periodo en el que el genial holandés reincide en las iconografías manidas de Tiziano.
Destaca la figura magistralmente tratada de Felipe II, con casaca, casco apoyado, con una indumentaria que habla de las conquistas militares, de los logros imperiales, de la grandeza del imperio. Tales características de esta afamada obra debieron impresionar a Rubens que copió buena parte de los retratos albergados en las colecciones reales. La policromía matizada de ocres pardos y rojizos, la singularidad y elegancia de la posición del retratado hablan no sólo de una excelente obra original, sinon igualmente de un excepcional copista, como sin duda lo fue el propio Rubens.
Así, Rubens copió literalmente a Tiziano proporcionando no obstante una factura deshecha, suelta y pictórica que aún no contenía el viejo hacer tizianesco.