General Ricardos

Francisco de Goya y Lucientes
CRONOLOGÍA: 1794                  ESTILO: Academicista                               MEDIDAS: 1,10x0,81 m
 TÉCNICAS: Pintura al óleo        MATERIALES: Oleo sobre lienzo

Se trata de una de las versiones que realizó Francisco de Goya del retrato del General Ricardos, encontrándose la otra en el Museo del Prado. En la obra se representa al General Antonio Ricardos Carrillo de Albornoz sentado en pose muy erguida en una butaca y ataviado con las galas militares. El General Ricardos fue un destacado militar que estuvo al frente de la campaña de Portugal con Carlos III y organizó la Compañía de Filipinas. Era partidario de la Ilustración y un hombre al que gustaban los refinamientos en el trato y en el vestir. Su nombramiento había sido obra de Godoy y mandó las tropas españolas en la lucha con los franceses en el Rosellón. Fundó el Colegio Militar de Ocaña y estuvo al frente del Ejército de Cataluña en la campaña de 1793. Este retrato fue realizado el mismo año de su muerte, cuando estaba ya enfermo. Esto explica la oquedad de su mirada y cierta impresión de angustia en el rostro, acentuada por el pelo encanecido. Es una fisonomía muy expresiva en la que el enérgico modelado proporciona una acentuación de los rasgos de carácter del retratado. El fondo neutro sobre el que resaltan los colores brillantes de la indumentaria y las líneas de composición cercanas al marco imponen la proximidad del modelo del que Goya quiere captar la expresión adusta, seca enérgica, lo que explica la laboriosidad con que está trabajada la cara. En el resto, el pintor hace gala de un extremado virtuosismo en el tratamiento de los entorchados y las condecoraciones, esbozados con toques rápidos de enorme vigor.